Buenas prácticas para artistas

El arte es un trabajo que puede dar una inmensa alegría a quien lo produce, pero que a la vez consume grandes cantidades de energía.

Muchas veces es solitario y la duda está presente en cada proceso. Pocas ocupaciones hay en donde los demás se permitan opinar sobre la calidad con total libertad.

Yo puedo pensar que el ingeniero de un edificio ha sido incompetente cuando los errores son muy evidentes, y así y todo, probablemente tampoco sabré si la responsabilidad fue suya o del arquitecto, de quienes desconocemos generalmente los nombres.

Quienes se dedican a pintar, hacer escultura o cualquier otro trabajo creativo, se exponen a ser juzgados duramente. Y a veces el miedo a este juicio es tan grande que aparecen los bloqueos que nos impiden continuar con nuestra tarea o la tornan insoportable.

Es por eso que el artista debe cuidarse permanentemente y de una forma especial.

Hay prácticas que son muy beneficiosas para el bienestar personal y para la producción.

Algunas de ellas también pueden ser implementadas por quienes que no tienen relación con el arte, ya que sus efectos terapéuticos se ven rápidamente. Y porque son divertidas!

Estas herramientas son:

  • Escribir todas las mañanas: Esas divagaciones no pretenderán ser arte, ni siquiera escritura en un sentido literario. La idea es volcar en el papel todo lo que nos pasa por la que cabeza, por estúpido que parezca. Son tres páginas por día que se escriben y no se releen luego. Verás que en numerosas ocasiones aparecerá un personaje “censor” que te critica. Obsérvalo porque generalmente tiende a boicotearte.

diario

  • La “cita con el artista”: Es una excursión semanal que planeas y respetas, reservada y enfocada a alimentar tu creatividad. Puede ser una visita a una galería, un paseo por un lugar que te guste, un concierto, ir a conocer una parte de la ciudad, etc. No vale incluir a otros en el plan.
  • Intenta rodearte de gente que apoye tu estilo de vida. No es imprescindible que todos sean artistas, pero sí que algunos compartan contigo esa elección. Hablar con ellos o simplemente visitarlos en sus estudios, puede ser una gran fuente de alivio e inspiración.
  • Haz una lista con 10 cosas que disfrutes y que no hagas hace mucho tiempo (todo vale: montar en bici, patinar, hacer el amor, leer poesía, etc.). Elige alguno para practicar.
  • Deshazte de cosas que no sirven o que no uses. Especialmente de esa ropa que denota baja autoestima. No guardes nada “por las dudas”.
  • Mantente durante una semana sin televisión (si puedes destiérrala), sin leer prensa y sin escuchar la radio. No temas, si algo grave pasa te enterarás.
  • Haz algún deporte que te guste o baila: las endorfinas se sienten rápidamente.
  • Cómprate un cuaderno para dibujar, de un tamaño que te permita llevártelo a todas partes, con un tipo de papel que te guste. El primer dibujo será tu desayuno.

 

danny-gregory

Danny Gregory

  • En él hacer al menos un dibujo cada día. Puedes usar siempre el mismo material o ir variando.
  • Copia un Picasso, o un Rembrandt, o un Degas.
  • Dibuja a alguien a quien odies.
  • Conviértete en un turista en tu ciudad, elige un punto y dibújalo.
  • Dibuja un objeto o una planta. Escribe alrededor de lo que hayas elegido: cómo huelen, a qué te recuerdan los colores, compara una parte con otra. Mientras más información, mejor.

    Hagamos del arte algo menos serio y encuadrado, si al final de cuentas, tal como dijo Colette: “Harás tonterías, pero las harás con entusiasmo”.

mancha-de-cafe

Bibliografía:

  • El camino del artista”, Julia Cameron. 2011, Aguilar. www.theartistway.com
  • The creative license”, Danny Gregory. 2006, Hyperion.