El arte desde adentro se lanza

Si todavía estás aquí

“Si todavía estás aquí”, casting de vidrio y estructura de hierro.

Este blog surge como un resultado de una necesidad largamente pospuesta de hablar sobre cómo el arte ocupa lugar en mi vida, y a la vez, del deseo de que se cree un nexo con otros artistas que estén o hayan estado en mi situación. Me centraré en las artes visuales porque son mi campo, a pesar de que compartimos mucho con músicos, actores y otro tipo de artistas.

La vida de artistas” está llena de mitos: el bohemio, el vagabundo, el personaje perennemente pobre e incomprendido, etc. Generalmente el final es trágico: enfermedades mentales, alcoholismo y muerte prematura.

Si bien es innegable que existe esa categoría de artistas, la mayoría somos personas medianamente normales que intentan sobrevivir en un mundo con códigos diferentes a aquellos que nos resultan naturales. Para eso necesitamos adaptarnos y casi siempre a los golpes y sobre la marcha: en la universidad no te enseñan qué hacer con tu diploma una vez que lo tienes en la mano.

El mundo del mercado nos resulta muchas veces hostil y arbitrario, debemos a la vez aprender a movernos en el mundo virtual porque sin él no existimos y mientras buscamos referentes que nos puedan dar una idea de cómo movernos, pero eso es muy difícil hoy en día. El papel del maestro y el discípulo ha prácticamente desaparecido. Esto es el “sálvese quién pueda”.

La comunidad artística es, con ciertas excepciones, muy cerrada y está atomizada en pequeños grupos que cuidan su parcela. La idea sería: la tarta es pequeña para tantos comensales.

Así es que algunos artistas se dedican a actividades paralelas para subsistir, pero con la sensación permanente de que “esa no era la idea”.

Algunos nos decantamos por la docencia, otros migran al mundo de los efectos especiales, el cine y la animación, hay quienes se meten en el mundo de la publicidad o el diseño, otros tienen un trabajo paralelo que nada tiene que ver con el arte, y hay aún algunos valientes que se pasan al mundo de la pastelería. Sí, existen, muchos son talentosos y encuentran allí una manera de vivir alternativa. Los ejemplos son numerosísimos porque si algo tienen los artistas es imaginación.

El problema es que generalmente anida en gran parte de nosotros esa frustración por lo que debió haber sido (aunque pocos sabemos realmente qué es lo que hubiéramos querido) y la precariedad laboral.

Esto hace que nuestras vidas sean especialmente inestables, y no por gusto romántico, insisto, sino porque no sabemos movernos en el mercado y porque las instituciones no ejecutan planes que nos tengan en cuenta.

A partir de lo expuesto, pretendo hablar del arte y su relación con el mercado, con el activismo político, el mundo online, las técnicas que utilizamos para elegir los temas, técnicas y materiales, y mucho más.

La idea es que sea un punto de reunión para artistas y para aquellos amantes del arte que tienen curiosidad por saber de qué se trata de verdad “la vida de artista desde adentro”.

Estáis todos invitados a colaborar!