10 películas que siguen influyendo en mi obra

la chica del puente

Ya sea por el argumento, por la puesta en escena, por la forma en que la música se une haciendo un todo perfecto, mis diez películas tienen como protagonistas a seres desvalidos a primera vista, pero con una fuerza inesperada en su interior.

En todas ellas podrían detenerse las imágenes en cualquier momento, logrando un segmento que podría convertirse en un cuadro o una escultura.

La belleza se encuentra en todas ellas, los detalles han sido cuidados al máximo.

La soledad planea sobre estas películas, planteando qué significa estar solo y qué sentirse solo.

Ordenadas solo por capricho, ninguna de ellas es más importante que las otras.

1- La chica del puente

  • Origen: Francia
  • Director: Patrice Leconte
  • Actores principales: Daniel Auteuil, Vanessa Paradis
  • Plus: Excelente Soundtrack

https://www.youtube.com/watch?v=Nf0SWKwk8Ew

2- Her

  • Origen: Estados Unidos
  • Director: Spike Jonze
  • Actores principales: Joaquin Phoenix, Scarlett Johansson
  • Plus: Música de Arcade Fire

https://www.youtube.com/watch?v=9c5iXvwi4kQ

3- Melancholia

  • Origen: Dinamarca
  • Director: Lars Von Trier
  • Actores principales: Kirsten Dunst, Charlotte Gainsbourg, Kiefer Sutherland
  • Plus: Tristán e Isolda, de Wagner, como música principal.

https://www.youtube.com/watch?v=LIYiCMD9E68

4- Eternal Sunshine of the Spotless Mind

  • Origen: Estados Unidos
  • Director: Michel Gondry
  • Actores principales: Jim Carrey, Kate Winslet
  • Plus: Charlie Kaufman como guionista

https://www.youtube.com/watch?v=KqCg3tkUcdE

5- Laberinto

  • Origen: Estados Unidos-Reino Unido
  • Director: Jim Henson
  • Actores principales: David Bowie, Jennifer Connelly
  • Plus: Música de David Bowie

https://www.youtube.com/watch?v=X9KNxhFS6CY

6- La tempestad (Prospero’s Books)

  • Origen: Reino Unido – Holanda – Francia – Italia – Japón
  • Director: Peter Greenaway
  • Actores principales: John Gielgud, Michael Clark, Michel Blanc
  • Plus: Música de Michael Nyman

7- Sinecdoque en Nueva York

  • Origen: Estados Unidos
  • Director: Charlie Kaufman
  • Actores principales: Philip Seymour Hoffman
  • Plus: Guión de Charlie Kaufman

https://www.youtube.com/watch?v=XIizh6nYnTU

8- Las tentaciones del doctor Antonio (dentro de “Bocaccio 70”)

  • Origen: Italia
  • Director: Federico Fellini
  • Actores principales: Peppino De Filippo, Anita Ekberg
  • Plus: Música de Nino Rota

https://www.youtube.com/watch?v=WNNf6MiLz2E

9- Dogville

  • Origen: Dinamarca
  • Director: Lars Von Trier
  • Actores principales: Nicole Kidman
  • Plus: Música de Vivaldi

https://www.youtube.com/watch?v=bg2ZQXfFJ20

10- El Piano

  • Origen: Nueva Zelanda – Australia – Francia
  • Director: Jane Campion
  • Actores principales: Holly Hunter, Harvey Keitel
  • Plus: Música de Michael Nyman

https://www.youtube.com/watch?v=61ooIf1QDZo

el piano

 

 

 

 

Arte y amistad hasta el final: “Mi obra maestra”

Ayer vi la película “Mi obra maestra”, y obviamente no soy crítica de nada, y mucho menos de cine.

Pero sí soy artista y cuento con poquísimos amigos que me acompañarían hasta el final del mundo. Eso ya me pareció suficiente como para escribir sobre lo que sentí.

Es una película argentina de 2018 escrita por Andrés Duprat y dirigida por Gastón Duprat, quien también dirigió “El ciudadano ilustre” y “El hombre de al lado”. La misma está protagonizada por Guillermo Francella y Luis Brandoni.​ Fue seleccionada para participar en la 75° edición del Festival de Venecia en la sección oficial.

Imposible hacer un spoiler porque tiene tantas interpretaciones como espectadores: recorre tantos valores humanos a través de la tragicomedia, que sacar una única conclusión sería necio.

Lo que se puede adelantar es que los protagonistas son un artista mayor de convicciones férreas y su galerista, amigo de toda la vida.

Ni siquiera los trailers hacen honor a su contenido, ya que están hechos para vender, tomando algunos de los momentos más hilarantes, pero no por ello más trascendentes.

Tampoco las sinopsis que la explican, no por lo menos para quienes sienten profundamente y ven más allá de una historia entretenida.

Es una obra sorprendente, llena de giros, en donde lo que predomina es la importancia del arte y la amistad ante todo.

Podría hablar de las excelentes actuaciones, de los guiones ajustados, de la fotografía fuera de serie, pero lo que más me tocó fue la historia.

Ojalá todos tuviéramos una pasión como aquella y tan solo, al menos, un amigo, como ese.

Link Trailer: “Mi obra maestra”

mi obra maestra

 

 

 

¿Trabajar por encargo vale la pena?

A lo largo de mi vida como artista, me han llegado diferentes encargos que he llevado a cabo con mayor o menor éxito: esculturas, premios y trofeos, vidrieras, souvenirs, dibujos para marcas, pinturas murales, etc.

Un trabajo por comisión puede ser una oportunidad para salir de nuestra zona de confort, para darnos a conocer y comunicarnos con otras personas.

Pero también puede ser una verdadera pesadilla.

El caso se complica aún más cuando se trabaja de forma tercerizada, es decir: un cliente encarga a un artista una obra que en realidad realizará otro artista. Esto significa que te convertirías en un “ghost artist” (artista fantasma), un artista que trabajará en el anonimato, solo por dinero y sin ningún tipo de reconocimiento.

Otro de los casos más comunes se presenta cuando trabajamos para un amigo o conocido. Es entonces cuando tendemos a ser menos cuidadosos porque confiamos en que nuestra buena relación hará que el proyecto sea fácil de llevar.

Es un error muy común que muchas veces termina dañando a ambas partes, por lo que las observaciones que apunto más adelante, atañen muy especialmente a estas eventualidades.

Es clave tener en cuenta varios asuntos antes de decidir y tomar una decisión.

El punto más importante de todos los que veremos a continuación, es la comunicación. Si ésta falla entre quien encarga el trabajo y quien lo ejecuta, los problemas están prácticamente garantizados.

Es una señal clara de profesionalismo el ser claros desde el principio y mantener una comunicación fluida para que se llegue al objetivo.

Si tu tarea es la de un “ghost artist” esta comunicación es muy difícil, ya que no tendrás la oportunidad de hablar nunca con quien encarga la pieza. Siempre habrá un filtro que te hará saber qué es lo que debes hacer. Es allí donde la información es aun más imprescindible, y mantener un canal saludable de intercambio es parte de ese proceso.

herramientas de escultura

1- Requiere la mayor cantidad de detalles posibles sobre la pieza que realizarás

Tanto sobre los materiales como en relación a la estética general.

Se recomienda el uso de imágenes como referencia para estar seguros del estilo que se espera.

2- No permitas que haya aspectos vagos sobre lo que se espera de tí

Si aceptas realizar una obra sin tener una idea clara de lo que se quiere, hay altas probabilidades de que el resultado no sea el esperado.

3- No comiences sin firmar un contrato

Si ellos no lo proveen, prepáralo tú.

Debe incluir el precio con todos los gastos asociados a la creación de la pieza, los términos de pago y el porcentaje que se exigirá antes de comenzar a trabajar.

Muchos artistas pactan un 50 % del precio total como depósito.

Asegúrate de que si el trabajo es cancelado por alguna razón, no hayas perdido dinero en materiales y tiempo.

Incluye los plazos de entrega y de aceptación del proceso.

También se deben tener en cuenta los derechos que el artista y el cliente tendrán sobre el uso de la obra.

Nunca asumas que los plazos, el precio y la fecha de entrega se resolverán a medida que pase el tiempo.

4- Mantente en contacto permanentemente con tu cliente, manteniéndote siempre dentro de los plazos estipulados

Si tienes cualquier tipo de duda, pregúntale claramente sobre el punto a resolver.

5- Pregúntate sinceramente si eres capaz de llevar a cabo el proyecto encomendado

No puedes manejar perfectamente todos los materiales y técnicas, por lo que si alguno de esos puntos es un inconveniente, plantéate si realmente vale la pena el tiempo que te tomará aprender y desarrollar las habilidades para lograr un trabajo bien hecho.

6- Sé realista sobre la duración del proyecto

Es una buena idea agregar un tercio del tiempo que calculas que te tomaría llevar a cabo una pieza, siempre y cuando estés familiarizado con la técnica y los materiales.

No te pongas en una situación en la que no podrás respetar los tiempos o tendrás que correr para lograrlo.

7- Pregúntate sobre si trabajas bien con otra gente

Los artistas estamos acostumbrados a un trabajo generalmente individual, por lo que debes plantearte seriamente si te interesa trabajar para otro o con otro.

¿Qué tal te sentirás si te empujan en una dirección que no te gusta? ¿Estás listo para comunicarte, aun cuando no tengas ganas siempre?

8- Asegúrate de que el proyecto encaje con tus objetivos artísticos

Piensa si en este momento es necesario e importante para tu carrera o para tu economía.

9- Infórmate sobre cuán implicado estará el cliente en el proceso

Establece fechas para ir mostrándole tus avances para que todo se mantenga claro. Pregunta si necesita bocetos previos y fotos del desarrollo hasta que esté completamente finalizado.

De esta manera evitas desastres potenciales antes de que sea demasiado tarde.

10- Protégete incluyendo en el contrato la posibilidad de cancelación de la obra

Considera detalladamente cuáles serían las obligaciones de ambas partes.

Esto evitará que te quedes sin cobrar luego del tiempo y el esfuerzo empleados en un proyecto.

Pondera la posibilidad de que si el trabajo se cancela, no se devuelva el depósito inicial.

Finalmente, te recomiendo hacer una lista de las ventajas y desventajas que te daría crear la obra, e intenta ser objetivo en tu decisión. Decide qué puntos se pueden negociar y cuáles no.

Si tienes dudas coméntalas con otros amigos artistas que puedan haber vivido una situación similar, ellos pueden darte perspectivas que tú no habías tomado en cuenta.

Y tal como decía Walt Disney, pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana.

 

pinturas

Bibliografía:

https://www.artworkarchive.com/blog/do-s-and-don-ts-of-commissioning-an-artwork

https://www.artworkarchive.com/blog/10-questions-to-ask-before-accepting-an-art-commission

https://www.artworkarchive.com/blog/art-business-basics-what-to-include-in-a-contract

¿Qué es mejor para el artista: vivir en el campo o en la ciudad?

Esa pregunta me rondaba desde hace mucho tiempo, pero imposibilitada de confirmarla en la práctica, allí quedó hasta el año pasado.

Dejé Barcelona por un año y me fui a vivir a Francia, a las afueras de un pequeño pueblecillo en la frontera con Suiza.

Me devolvieron la naturaleza y el espacio, el levantarme sin prisas cada mañana, sin cumplir un horario.

Era la primera vez en mi vida que no trabajaba o estudiaba. Tenía todo el tiempo para mí.

Preparé pan casero, jugué con mi perra en el jardín, observé la vegetación como hacía tanto que no lo hacía, me embelesé con la maravilla de la nieve. La miré por primera vez no como esquiadora, sino como habitante.

Por primera vez dibujé y esculpí porque realmente quería hacerlo, disfrutándolo como pocas veces antes. Sin culpas, remordimientos, fechas de entrega, preocupaciones por horneadas fallidas, y tantos miles de obstáculos que siempre me acompañaron sin que me diera cuenta.

elegida

La creación es para mí una forma de supervivencia. Dibujo cuando me cuesta respirar, escribo cuando mi mundo se da vuelta y no sé cómo mantenerme en pie.

Es verdaderamente un acto de supervivencia y por eso tiene tantos altos y bajos.

El arte lo impregna todo en mi vida: mis aficiones, mi tiempo libre, mis conversaciones. Soy consciente de esto y quizás estuviera bien dar una vuelta por terrenos diferentes, pero de momento sigo visitando exposiciones.

Y entonces pasaron 3 meses. Mi vitamina D bajó drásticamente por falta de sol, lo que me producía mucho sueño y cansancio.

Me di cuenta de cuánto me había estado contaminando la ciudad. Su publicidad constante, la conectividad permanente, la cantidad de obligaciones aburridísimas que siempre se acumulan. La obligación de tratar con la gente. Sí. Algo cambió en mi forma de ver las relaciones, decidí descartar a quienes no me proporcionaban nada ni siquiera a la distancia, manteniendo los lazos con quienes sí me seguían aportando.

de ida

Menos gente. El arte avanzaba.

Mi trato con la gente se retraía. En este pueblo no había siquiera un café. Empecé a echar de menos a la cultura. A falta de cine, buscaba en la cartelera obras de teatro con avidez, pero resultaban ser pequeñas comedias musicales que empeorarían más mi estado.

Y fue entonces cuando me di cuenta que sin el estímulo del arte ajeno y de la cultura producida por otros, me agoto.

Por más proyectos que pueda tener en mente, mis manos se niegan a llevarlos a cabo. Simplemente no les encuentro sentido.

La cultura es mi combustible, suena tan snob que da risa. Quisiera decir que mi motor es la naturaleza, pero tal como dice Cortázar: No se fíe, che, de la contemplación absorta de un tulipán cuando el contemplador es un intelectual. Lo que hay allí es tulipán + distracción, o tulipán + meditación (casi nunca sobre el tulipán)”.(Julio Cortázar, Un tal Lucas).

Saber quién es Raskolnikov me devuelve una parte mía, visitar una buena librería me ayuda a completarme. Comprar un libro de Amélie Nothomb en su lengua original, define mis bordes, mis perfiles. Dios, qué snob.

Pero así fue como empecé a desdibujarme. Ya no me alcanzaban los horizontes verdes y las mañanas de nieve, ni los libros de Boris Vian. No tenía ganas de dibujar, simplemente ya no le veía el sentido. Aun teniendo tiempo y materiales, el objetivo había desaparecido. No tenía con quién conversar sobre estas cosas, a quién preguntarle si los colores elegidos serían los correctos, nadie me explicaría qué hacer con tantas piezas después de terminarlas.

El arte tiene características muy especiales, y una de ellas es que algunos de nosotros realizamos cosas sin saber qué haremos con ellas después. La necesidad de crear es tan grande que la finalidad queda justamente para el final. Primero hago, luego decido qué hago con lo que he hecho.

Mis conclusiones son: 6 meses de soledad, sí; 1 año de vida alejada de la ciudad pero con una pequeña comunidad de artistas no muy lejana, sí; 1 año de vida alejada de la ciudad pero con una ciudad cercana culturalmente activa, sí.

Fantasía bucólica de vida artísticamente solitaria e independiente, huele de lejos a fracaso, aburrimiento, ruptura amorosa, persona en permanente albornoz y pantuflas.

Para conservar un mínimo de dignidad, al menos estéticamente, antes de marcharte al pueblo pequeñito-ideal-para-crear-y-criar-tus-gallinas-ponedoras, asegúrate de tener una sala de conciertos cerca.

pexels-photo-374710.jpeg

La procrastinación en los artistas

Recostada en el sofá, con mi perra a los pies, evito mirar hacia la derecha.

Sé bien qué es lo que hay en esa zona de la habitación: un atril con un dibujo a medias. Lo he terminado en mi cabeza con todos sus detalles hace meses. Es casi indignante verlo y verificar que esas sombras que deberían estar completas, no existen.

Lo que pasa es que antes de ponerme a dibujar debo lavar los platos que quedaron de anoche, poner una lavadora, doblar toda la ropa limpia y guardarla, ir a tirar la basura reciclada, hacer la cama, mirar a la nada desde mi terraza. Me siento al lado de mi perra y la acaricio mientras me miro los pies, de ahí el suelo, el césped que se extiende hasta el final de mi vista.

En mi cabeza pelean el sentido de obligación de ponerme a dibujar, y una resistencia sorda e inexplicable.

Sé que no soy la única, la procrastinación, porque así se llama lo que hago con tanta profesionalidad, es un mal que se ensaña especialmente con los artistas.

La procrastinación (del latín procrastinare: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro), es la postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables (Wikipedia).

Puede ser confundida con la pereza, pero no, es simplemente miedo. A no estar a la altura, a no crear una obra tan perfecta como debería ser, a no ser capaz.

En vez de enfrentar ese fantasma, nos vamos cubriendo con responsabilidades teóricamente impostergables que hacen que ese fracaso no tenga posibilidad de existir.

Se le suma entonces la sensación de culpa: sabemos bien que no hemos cumplido con nuestro trabajo, las agendas llenas de listas y nada tachado, la percepción de que mañana será igual y así nos encontraremos en un círculo vicioso del que resulta difícil salir.

Definitivamente la disciplina debe ser uno de los puntales básicos del artista. Que quede para la literatura la idea del pintor bohemio, víctima de súbitos arranques de inspiración genial, prolífico y anárquico a la vez.

No negaré la existencia absoluta de algún individuo así, simplemente constato que la gran mayoría está formada por personas que sufren bastante intentando conciliar su vida diaria con el arte.

En las escuelas y universidades no se nos explicó ningún método de trabajo, y ni hablar de todo lo que envuelve al arte pero que no es arte: contabilidad, búsqueda de trabajo o clientes, marketing, publicidad, etc.

Así que hablando con otros colegas y leyendo bastante, he logrado una lista de 15 puntos que pueden ayudarnos a dejar a la procrastinación KO.

procrastinacion cuadro

Consejos para ganarle a la procrastinación y comenzar a crear:

1- Crea una lista de tareas todos los días: Decide cuáles son tus prioridades y ocúpate de las cosas más urgentes primero. No las pospongas para última hora del día cuando ya estás cansado. Incluye detalles de las tareas que debes realizar.

2- Sé realista sobre lo que puedes lograr: No te responsabilices de una larga lista de actividades que te causarán stress. Cando programes ten en cuenta las pausas de descanso.

agenda

3- Comienza tu día con la tarea más difícil: hazla primero y ya habrás conquistado el día.

4- Ponte un objetivo: Dentro de un tiempo específico, realista y mesurable.

6- Enfócate en un propósito: Intenta pensar qué te motivó a dedicarte al arte ¿Cuál es la intensión de lo que haces?Pensar así sobre tu misión puede ayudar a motivarte y ponerte en acción. Pregúntate realmente qué es lo que quieres hacer, y si te das cuenta de que algo ha cambiado, cambia tus objetivos.

4- Ve a tu ritmo: En vez de dedicarte a una tarea durante una larga cantidad de horas, divídela en segmentos.

5- Entra en tu estudio y cierra la puerta: Asegúrate de que los demás entiendan y respeten tu lugar y tiempo de trabajo. Pero debes ser tú primero quién se tome en serio esto.

6- Di no a las distracciones: Mantente alejado de las redes sociales, apaga el teléfono si hace falta. Revisa tu mail solo un par de veces por día y cuando ya tengas bastante trabajo adelantado.

7- Sé estricto con tu tiempo: si has planeado varias cosas para tu día, usa una alarma que te ayude a dividir el tiempo y respétalo.

8- Termina lo que estás haciendo: antes de empezar un proyecto nuevo, asegúrate de terminar lo que tienes en proceso. Terminar las cosas otorga una gran satisfacción, mientras que lo contrario nos produce stress, ansiedad y letargo, quitándonos energía. Termina cosas y quítatelas de encima, sintiéndote liviano, activo y listo para más.

9- Trabaja todos los días en tu arte: La persistencia es la clave de todos los emprendedores, artistas incluidos.

procrastinacion

10- Haz arte malo: ya que el perfeccionismo es una de las causas principales de la procrastinación, ésto puede paralizarnos. La clave es crear cosas malas intencionadamente, o por lo menos dejar de preocuparse tanto porque resulte perfecto. Una técnica es tener un cuaderno que nunca se muestra, en donde dibujar sin preocuparse por nada.

11- Toma una decisión, la que sea: Analiza tus opciones, elige un camino y actúa.

12- Cambia tu entorno: Si tu zona de trabajo está desordenada, si hay mucho ruido y movimiento, tu concentración se puede dificultar. Procura tener un lugar privado y mantenerlo lo más ordenado posible.

13- Suma a un/a compañero/a: crear grupos de estudio o trabajo es un gran motivador. Si al menos te pones de acuerdo con otro artista con quien apoyarse mutuamente, teniéndose al tanto de los avances y dificultades que tengáis ambos.

14- Búscate un mentor: Los mentores son grandes motivadores para la acción. Busca a alguien que haya llegado a donde quieres llegar. Puede facilitarte mucho el camino, decirte qué es lo importante y lo accesorio y apuntalar tus progresos.

15- Prémiate por logros: Muchas de las cosas a las que nos enfrentamos son difíciles para nosotros porque nadie nos ha enseñado a hacerlas (contabilidad, marketing, ventas, etc.), así que cuando termines un proyecto, prémiate con algo especial.

cine

 

Bibliografía

  • Aguilar, 2011.

“Encuentra lo que amas y deja que te mate”

Pocos artistas tienen la suerte de contar con el apoyo de sus padres al elegir su carrera.

Las razones son miles, cada una más “lógica” que otra: ¿de qué vas a trabajar? Eso no es un trabajo, es un hobby, búscate algo serio y en tu tiempo libre pintas o haces lo que te de la gana, vas a terminar vendiendo anillos de alambre en las ferias de artesanos (pobres), etc.

También puedes encontrarte del lado de tu interlocutor con una risa genuina que muestra qué absurda le resulta tu propuesta de vida.

En mi caso me costó un rato convencer a mi padre de que no era una broma (al parecer la más graciosa hasta el momento).

A mi madre no le pareció tampoco una excelente idea, pero viendo que mi decisión era inamovible, me apoyó incondicionalmente hasta el día de hoy.

Nadie que no haya estudiado una carrera artística: sea artes plásticas, música, teatro, cine, danza, etc; podrá imaginarse la cantidad de razones que se deben dar para justificarse.

Generalmente si te preguntan por qué elegiste esa carrera es para saber qué parte de tí estaba fuera de la realidad, y para tener como respuesta una disertación pintoresca.

Somos pintorescos.

A menos que triunfemos. Económicamente.

Doy clases de arte a adultos desde hace 15 años, la mayoría odia su trabajo y a veces su sesión de escultura es uno de los pocos momentos de la semana en que es feliz. Un porcentaje grande hubiera querido dedicarse al arte. Otro porcentaje no desdeñable tiene talento.

He observado que alrededor de los 30 años un grupo entra en crisis: estudiar abogacía fue una pésima idea, nunca te gustó y te explotan en un buffet con un contrato basura. Ninguna de las carreras que antiguamente aseguraban el sustento pueden continuar haciéndolo.

Tus padres te dijeron que estudiar música era una pésima idea…¿y quién se dedica a hacer vidrieras en el s. XXI?

Hoy tienes un master en ciencias medioambientales y trabajas en un supermercado esperando a que la suerte cambie. Lo que sigue incombustible es tu placer por dibujar…

Por suerte una pequeña porción se decide a tirar todo por la borda y a dedicarse a estudiar arte. El orgullo que me produce poder haberle trasladado mi amor por lo que hago es inmenso. No creo que yo provoque una decisión, simplemente me conformo con decirle: “no estás loco, no estás solo”.

espejo

“Espejo”, Natalia Fürst, acrílico y lápiz sobre papel. 50x70cm.

Hace unos meses me topé con el libro “Instrumental”, de James Rhodes. Lo devoré, pero con cuidado, en pequeñas porciones: es tan real, tan consistente, tan subversivo, que corría el peligro de intoxicarme. Es el canto a la vida más brutal que he experimentado en los últimos años.

James cuenta que a los 7 años descubrió un cassette de música clásica y desde ese día supo que quería ser concertista de piano.

Pasó años evitándolo, hasta que el dolor de no tocar fue más fuerte que el miedo al dolor de hacerlo.

Y ahí recupera al gran Bukowski, que cada día me parece que toma más y más sentido:

bukowskiNo creo encontrar mejor frase para terminar.